Una ciudad con pasado imperial, abierta al mar, comercial, gastronómica, pero sobre todo, una ciudad con una historia apasionante y muy desconocida, eso es Tarragona.

Sus ruinas nos trasladan al Imperio Romano donde Tarraco era un punto neurálgico, convirtiéndose incluso en la residencia del emperador Augusto que dirigió el imperio, por primera vez, desde fuera de Roma. Tan solo hace falta dar un paseo por el acueducto Pont del Diable, el Circo o el Anfiteatro para darse cuenta de la magnitud que llegó alcanzar la ciudad. Quizás por eso cuenta con uno de los museos arqueológicos más importantes de Cataluña.

Pero no solo es imperial su pasado, Tarragona está repleta de historias de diferentes épocas y así lo demuestra su arquitectura, dónde se pueden encontrar testigos romanos, medievales, modernos y modernistas, legado por el que fue declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Además, si queréis vivir la historia en primera persona existen diferentes actividades de reconstrucción histórica, entre ellas el festival Tarraco Viva que se celebra en Mayo o las diferentes representaciones que se llevan a cabo durante el periodo estival.
Imprescindibles para visitar:

• Catedral: data del siglo XII-XIV y está ubicada en la parte más alta de la ciudad, dando nombre a la zona del casco antiguo conocido como Parte Alta de Tarragona.
• Maqueta de la Tarraco Romana: se trata de una reconstrucción en miniatura de la ciudad en el siglo II.
• Anfiteatro Romano: edificio dónde se celebraba la lucha de gladiadores con una ubicación privilegiada a orillas del Mediterráneo.
• Pretorio y Circo Romano: Torre romana de la plaza de representación del Foro Provincial más tarde transformada en Residencia Real. El Circo Romano se usaba para la celebración de carreras de caballos y carros.
• Balcón del Mediterráneo: situado al final de la Rambla Nova, se trata de un mirador con unas increíbles vistas al Mediterráneo y al Anfiteatro Romano.
• Plaza de la Font, del Fòrum y del Rey: plazas rodeadas de restaurantes, cafés y terrazas.
• Barrio del Serrallo: el barrio de pescadores dónde se subasta por las tardes el pescado de todo el día. Está repleto de restaurantes en los que podréis degustar platos de pescado y marisco.
• Playas: de arena fina y dorada, tranquilas y limpias.
• Rambla Nova: arteria principal de la ciudad, llena de comercios y de vida.
• Mercado Central: un bonito edificio modernista, reformado recientemente, dónde podréis comprar e incluso degustar productos de la tierra.

Una ciudad con una ubicación privilegiada, con un pasado repleto de historia y con una gran y diversa oferta cultural, gastronómica y comercial. ¡Descúbrela!

“El único deber que tenemos con la historia es reescribirla” – Oscar Wilde

Solicita Información

Si quieres más información no dudes en escribirnos.

2 + 6 =